• luisfdo03

Panóptico

Updated: Nov 22, 2021

Arturo Hernández Gutiérrez

La lucha por la autonomía administrativa y presupuestal plena de la comunidad mazahua de Crescencio Morales tiene varios años y hubo momentos en que gozó de un amplio reconocimiento en México y allende fronteras, de manera tal que se realizaron investigaciones de medios nacionales e internacionales para destacar los aspectos de un movimiento de resistencia a los grupos delincuenciales y reclamo, paralelo, a los tres niveles de gobierno por dejar a esa población originaria en un práctico abandono.

Antes -en las instalaciones del Ci5 de Policía Michoacán semanas atrás- , y este 21 de noviembre en un restaurante-hotel del sureste de Zitácuaro, decenas de personas de ese pueblo originario narraron cómo un grupo autodenominado "defensores del autogobierno" perpetran actos intimidatorios (desde la agresión física hasta las amenazas con armas de alto poder) contra quienes se resisten a sus indicaciones u objetivos.

Las denuncias exhiben cómo una legítima demanda puede contaminarse, desviarse de sus orígenes cuando uno o varios individuos sobreponen intereses personales a la resolución de problemas colectivos.

Los gobiernos estatal y federal tienen la responsabilidad de atender los reclamos de desarme de esos presuntos dirigentes que se formularon esta tarde en esa demarcación del oriente de Michoacán, toda vez que existe el peligro de una confrontación en una comunidad ahora polarizada y donde no hay consenso para el autogobierno, como en un momento plantearon esos líderes ahora cuestionados.


Por todos los detalles que se dieron en la rueda de prensa ofrecida este domingo, los presuntos "defensores del autogobierno" estarían realizado acciones propias de grupos paramilitares y del crimen organizado, es decir, intimidando, agrediendo, extorsionado, al amparo de una supuesta mayoría de consenso social de ese pueblo originario por la plena autonomía administrativa y presupuestal.

Ante los videos recogidos durante la rueda de prensa, sólo queda el veredicto de quienes los vean y que los acusados aclaren señalamientos delicados, como el de poseer armas de uso exclusivo del Ejército y otras arbitrariedades.


25 views0 comments