• luisfdo03

Panóptico

Updated: Sep 16, 2021

Arturo Hernández Gutiérrez

El análisis sobre el funcionamiento de los poderes legislativos en México debe actualizarse. Lejano está el día en que los integrantes de las fuerzas con representación en esos órganos se disciplinaban a las directrices de los institutos que los catapultaban a esas posiciones.


Ahora, prevalece cierto tipo de travestismo político y en pocas situaciones se registran votaciones unitarias a nivel de fracciones.


Una vez configurada la 75 legislatura del Congreso de Michoacán, algunos analistas políticos y periodistas han perfilado escenarios difíciles para el futuro titular del gobierno del estado, toda vez que los partidos opositores (PAN-PRI-PRD) a la coalición Juntos Haremos Historia (PT-Morena) sumarán 22 de 40 curules.


En esa línea de reflexiones, el virtual titular del Solio de Ocampo no tendría margen de maniobra para operar algunas de las propuestas que ha ido planteando en tanto la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) desahoga las impugnaciones y el llamado “juicio madre” interpuesto por la “Alianza Trigarante” que impulsó la candidatura de Carlos Herrera Tello.


Un análisis de las últimas legislaturas michoacanas no permite vislumbrar en escenario como el arriba descrito, ya que la unidad en las bancadas fue la excepción y no la regla.


El desorden que priva en el estado también se reflejó en el trabajo parlamentario, al grado de no poder identificarse el sentido y los intereses de muchos diputados y de su correlación con las necesidades de la ciudadanía.


La máxima expresión de la polarización en el órgano cameral fue con la iniciativa del Ejecutivo estatal para desincorporar diez inmuebles públicos, para una venta que haría entrar a las arcas unos 600 millones de pesos. Peccata minuta para adeudos y déficit mil millonarios, unos 50 mil.


Ni las fracciones de Morena ni del PT fueron las que comandaron esa resistencia. La encabezó la priísta -y luego independiente- Yarabí Ávila González, presidenta de la Mesa Directiva en la fase final de la LXXIV legislatura.


La “Alianza Trigarante” no pudo dar un albazo el sábado anterior, tras un fracaso por sumar a un par de diputados: Baltazar Gaona (PT) y Ernesto Núñez (PVEM) y la deserción o desmarque del priísta Eduardo Orihuela Estefan.


En suma, el tener una mayoría de curules no garantiza una votación lineal en la legislatura que este miércoles arrancó y serán los coordinadores de cada bancada quienes tendrán el reto de negociar y armonizar los debates y propuestas en una Cámara de Diputados plural y con mayoría de mujeres.


Veremos si el nuevo gobernador tiene un operador de altura en el recinto de Avenida Madero que lleve a buen puerto las propuestas que ha esbozado en esta larga transición, contaminada, además, por el protagonismo del gobernador saliente Silvano Aureoles Conejo y sus acusaciones sobre la presunta injerencia del crimen organizado en las elecciones del 6 de junio.

14 views0 comments